lunes, 19 de febrero de 2018

The remains of the day (Lo que queda del día) Kazuo Ishiguro.

Aunque la película basada en este libro es ya bastante vieja, y en realidad no recuerdo haberla visto, o si es que la vi, no sé si vi toda la película, mientras leía este libro me parecía escuchar la voz del actor Anthony Hopkins relatando su historia como Mr Stevens, el mayordomo y sus reflexiones interminables de lo que hacen a un excelente mayordomo. Suena aburrido, y en ocasiones, debo confesarlo, Mr Stevens ya era un tanto molestoso, pero no pude dejar de leer el libro, creí que lo leería despacio, que me llevaría al menos un mes en terminarlo, pero lo leí en tiempo record y ahora estoy con una especie de resaca literaria. Terminé el libro ayer, pero no puedo encontrar uno tan apasionante que lo reemplace. En la columna van a encontrar que estoy leyendo un libro ya, bueno dos, pero el manual de pintura no cuenta, y el otro es posible que lo cambie en unas horas o mañana, simplemente porque aun no me recupero del libro que acabo de leer. ¿Les ha pasado?
Mr Stevens es el mayordomo de Darlington Hall, una de esas antiguas casas inglesas llenas de habitaciones y pocas personas para ocuparlas, las viejas casonas llenas de tradiciones de los lores ingleses. Sirviendo al último Lord Darlington, Mr Stevens es testigo de las reuniones que se suceden en sus habitaciones, donde se codean prestigiosos hombres de la época previa a la Segunda Guerra Mundial, con la capacidad de decidir el futuro de la humanidad, para bien o para mal. Su trabajo se prolonga durante el tiempo de la guerra y luego de ella mientras él rememora su vida, haciendo su objetivo principal, ser el perfecto mayordomo, aunque eso signifique dejar de lado sus sentimientos y su vida personal. Lo importante es que la casa bajo su comando se maneje a la perfección, todo lo demás es secundario.
Por momentos, Mr Stevens parece el robot perfecto, y en ese momento aparece Miss Kenton, que en su papel de ama de llaves - o al menos cabeza de las empleadas de menor jerarquía - es como el contrapunto humano del mayordomo, que si bien hace su trabajo a la perfección, no puede evitar anteponer los sentimientos que parece tener a flor de piel.
Este es el segundo libro que leo de la pluma del Premio Nobel de Literatura del año pasado, su estilo tal vez por momentos muy pausado es sin embargo imposible de dejar de lado.

Emma Thompson y Anthony Hopkins personifican a Miss Kenton y a Mr Stevens en la película basada en esta imperdible novela. 


martes, 13 de febrero de 2018

A corner of the universe (Un rincón del universo) Ann M. Martin

Hattie Owens disfruta de los veranos apacibles de Millerton, encargándose de ayudar con la bandeja de desayuno de la señorita Hagerty y otras cosas en la pensión de sus padres, tomar limonada en el porche después de la cena, ver las películas caseras que hace su padre... Pero este año, cuando está a punto de cumplir los 12, las cosas cambian. Su tio Adam regresa a casa luego de que el colegio donde viviera por tantos años cerrara sus puertas. Adam es un desconocido para ella, ni siquiera sabía  que existiera. Adam tiene 21 años de edad, pero la mente de un niño, habla demasiado rápido y tiene la habilidad de acordarse en qué día de la semana cayó cualquier fecha en el calendario que se le pregunte y una obsesiva pasión por "I love Lucy", del que se sabe todos los parlamentos, que repite a la perfección. Hattie y Adam se hacen amigos, pasando mucho tiempo juntos, visitando también la Feria de Variedades que llega al pueblo, donde Hattie también se hace amiga de una niña que forma parte del elenco de la Feria, llamada Leila. Pero en una ocasión, los tres suben juntos a la rueda de Chicago y tiene lugar un evento dramático que marcará la vida de Hattie para siempre.
Un hermoso libro del que no sabía nada y que lo leí, como suele pasar, por curiosidad. La historia se desarrolla en los años 60, pero podría haber sucedido tan sólo ayer, por más progresos que la sociedad haga y por más que se busque superar la intolerancia a las diferencias, no es extraño que ante una situación o persona que se salga del común, se lo mire como si fuera un fenómeno. "Fenómeno" así se burlaba de Adam la gente que se cruzaba en el camino con ellos. En el libro no aclara que "problema mental" tenia Adam, aunque por las características que lo describen podría pensarse que tiene autismo, y desde luego, en esa época, de costumbres rígidas, su comportamiento y la forma de reaccionar ante las cosas que pasaban era para su familia, en particular, para los abuelos de Hattie, vergonzosos. Pero Hattie comprendía o creía comprender a su tío, después de todo ella también era una especie de bicho raro entre sus pares.
Un libro hermoso. Me ganó el corazón el personaje de Adam, tan niño y tan inteligente  a la vez, alguien que "levantaba el rincón del universo" en que vivía... Y esta expresión, que se repite muchas veces en el libro, yo lo interpreto como una similitud a la sonrisa, es decir, la sonrisa te hace levantar  las comisuras de los labios, y una sonrisa tiene el efecto de alivianar todo. Esto es una interpretación personal. También podría decirse que "levantar el rincón del universo" es sinónimo de aligerar lo monótono y darle color.

lunes, 12 de febrero de 2018

La cocinera de HImmler. Franz-Olivier Giesbert

Rose tenía 8 años cuando perdió a toda su familia en el genocidio que borró al pueblo armenio de la faz de la tierra, así comienza su increíble historia que va chocando con las grandes barbaridades de nuestro siglo, entre ellos el nazismo y el maoismo. Pero todas las tragedias que sobrevivió no la hicieron sentir víctima. Aprendió a sobreponerse, incluso a vengarse por su propia mano si era necesario para seguir. A sus 105 años, la historia de Rose está cargada de tragedias y mucha valentía, incluso de cierto cinismo ante la vida. Un libro que no se puede dejar de lado, entretenido y hasta jocoso por momentos.
Desde temprano, las recetas y la cocina le sirvieron también de hilo conductor en una vida de caos y pérdidas. Y no puedo agregar nada más o estaría haciendo spoilers inadvertidos, la recomendación es leerlo y disfrutarlo y prepararse para reírse cuando menos lo esperas. Y no es que se trate de un libro cómico, pero es la filosofía de Rose la que te ayuda a ver su suerte con su misma ironía.

lunes, 5 de febrero de 2018

La isla bajo el mar. Isabel Allende

Hacía mucho que no leía con tanto entusiasmo una novela de Isabel Allende, este libro realmente consiguió atraparme.
La isla bajo el mar cuenta la historia de Zarité, una esclava que a los nueve años es comprada por un acaudalado hacendado dueño de una plantación de caña de azúcar en la Colonia Francesa en las Antillas, ubicada en lo que hoy conocemos como Haítí. La vida de Zarité o Teté como la llamaban, estaba indefectiblemente ligada a la vida de su amo, que la compró en un principio para que fuera la criada de su esposa. El trascurrir de los años va ligando sus vidas más y más en medio de la crueldad y también del coraje, en medio de el dolor y el salvajismo. Un retrato desnudo y cruel de la esclavitud de esos tiempos, donde los negros no se consideraban humanos sino objetos de propiedad.
Mientras leemos sobre la vida de Teté, también vamos siendo testigos del surgimiento de un nuevo país, de la historia de Haití, escrita en sangre y muerte.
Es también un conglomerado de pasiones humanas, donde lo mejor y lo peor del ser humano, sin importar el color de la piel, porque en el fondo todos somos iguales, sale a relucir, el amor, el odio, la venganza, las traiciones, todo se retrata aquí.
Una novela que no se puede dejar de lado una vez que se empieza, y para mí, en particular, me hizo acordar de mi mamá, a quien le gustaban las novelas de esta prolífica escritora chilena. Fue como si ella estuviera sentada a a mi lado, leyéndola también.

martes, 30 de enero de 2018

Rose Madder. Stephen King

Cada vez que leo una novela de Stephen King, por más ganas de leerla que tenga al principio, al final solo quiero que termine, y no es que no sea entretenida, sino simplemente me agota. En fin, eso sentí con este libro, que por suerte no duró una eternidad como ocurrió con It.
Luego de años de salvaje abuso de parte de su marido que además es policía, Rose decide escaparse de él y huir a otra ciudad. Basta una simple gota de sangre para que ella se despierte de su inercia de pronto y huya por su vida. Lejos, tiene la suerte de encontrar un refugio para mujeres que como ella han logrado escapar del abuso de sus parejas, y empieza a amarse una nueva vida, incluso conoce un un nuevo amor y en una tienda de empeños - coincidentemente propiedad de quien será su nuevo amor, Bill Steiner, encuentra el viejo cuadro de una mujer de espaldas que, misteriosamente, parece querer pertenecerle tanto como ella lo quiere. El cuadro se titula Rose Madder...
Pero a Rose le resulta difícil no mirar por encima de su hombro, como un animal asustado, sabe que Norman, su marido, un policía corrupto, muy querido en su ciudad, es un verdadero perro sabueso a la hora de rastrear a las personas que busca, y por supuesto, ella siente que la está buscando, lo puede sentir bien cerca.
Claro, que como es una novela de Stephen King, el lector debe estar preparado para que en cualquier momento ocurra algo fuera de lo común, o algo totalmente traído de los pelos, en esta historia no es la excepción. A su más puro estilo Stephen King nos va a llevar a un mundo paralelo... y no puedo decir nada más...



Cita en el San Roque. Mario Halley Mora

Este libro en realidad lo terminé de leer el viernes pasado, así que me estoy poniendo al día con su reseña. Necesitaba leer un libro paraguayo, después de una avalancha de libros escritos por extranjeros, y lo confieso, con tantas cosas que quiero leer, a veces me olvido de leer un libro paraguayo. La obra de Mario Halley Mora ciertamente ya era conocida para mí, hace mucho leí "Amor de invierno" y me gustó.
Con cita en el San Roque tampoco quedé defraudada. Aquí se cuenta la historia de Manuel Arza, un hombre tocado por la mala suerte que perdió su trabajo, su mamá falleció y luego él perdió la casa donde vivía, terminando en una especie de tapera en uno de los barrios marginales construídos al costado del microcentro casi cerca del rio, en su caso, un pequeño rincón entre la pared y una rampa improvisada de tabla. Sus únicas pertenencias eran sus libros, regalo del escribano, su antiguo patrón, y una máquina de escribir, su especialidad era escribir a toda velocidad en la mencionada máquina, luego de años de transcribir escrituras y documentos similares. Pero su sueño era escribir, quería ser escritor y no sabía como, así que se fue al bar San Roque, un punto tradicional de la ciudad donde se reunía una variada colección de personajes, entre ellos, escritores y artistas. Vestido con su traje de trabajo, ya convertido en un harapo y con el poco de dinero que tenía, que le permitía comprarse una empanada y una gaseosa, fue. Para su suerte, una mujer, conocida celebridad que había escrito un libro acudió al mismo lugar, al observarla, se dio cuenta que ella quería hacer unas anotaciones pero que no tenía un boligrafo para hacerlo, así que se animó a romper el hielo ofreciéndole su lapicera parker, otro viejo resto de tiempos mejores. Fue así como se inició su relación estrictamente profesional con Elena, quien lo contrata para que escriba sobre todo lo que ve, porque para su siguiente libro ella quiere plasmar la cruda realidad de los que viven en la miseria. Y es así como aparece en esta historia Madgalena, a quien Manuel un día ve que la atropellan, ella era una pobre vendedora de lotería, madre soltera de tres hijos de distintos padres, que se va a convertir en el personaje de la novela que pretende escribir Elena....
Vueltas y más vueltas, la historia se va complicando a medida que las páginas van pasando. No puedo decir lo que pasa, solo comentar que en las últimas páginas, el autor nos depara una sorpresa, donde se cumple eso de que "depende del cristal con que se mira", Un mismo suceso puede resultar muy distinto según quien te lo cuente... y ahí lo dejo.. Muy buen libro, recomendado.

jueves, 18 de enero de 2018

Congo. Michael Crichton

En el corazón de la zona más oscura del Congo, en el medio mismo de la selva tropical, junto a las legendarias ruinas de la Ciudad Perdida de Zinj, 8 integrantes de una expedición mueren de forma misteriosa y brutal en cuestión de minutos.
En Houston, Estados Unidos, a miles de miles de kilómetros de allí, en su base, Karen Ross, la supervisora del ERTS (Earth Resourses Technology Services, Inc) observa a través de la pantalla de video la destrucción del campamento, tiendas rotas, equipos destrozados y los cuerpos de los integrantes asesinados, además de una misteriosa forma oscura que se mueve con rapidez ante la cámara segundos antes de que la transmisión se pierda...
En San Francisco, el primatologo Peter Elliot trabaja con Amy, una extraordinaria gorila con un variado vocabulario de señas, cuyas pinturas a dedo tienen una extraordinaria similitud con un antiguo dibujo realizado por un expedicionario portugués en 1642, pertenecientes a la antigua ciudad perdida.
Inmediatamente se arma otra expedición, comenzando así la acción que no para hasta la última página. Este libro me fascinó, es imposible dejarlo de lado una vez que se comienza, y si bien, ya conocía en parte la historia, aunque por miedosa nunca me animé a ver la película basada en este libro, una vez que empecé a leer, como dije, no pude parar. Es cierto, muchas veces parece que estamos leyendo una enciclopedia con un montón de datos técnicos, pero esos datos no le quitan agilidad a la trama sino que le dan un envoltorio que hace sentir que no se trata de una simple ficción bien construida, sino un testimonio de algo que realmente ocurrió.
Sin desperdicios, aunque el camino de regreso de los protagonistas parezca realmente una película de Hollywood... Un clásico en el género de aventuras.

viernes, 5 de enero de 2018

El candor del Padre Brown. G. K. Chesterton

Y así termino otro libro este año, aunque para ser sincera, los últimos relatos, porque se trata de una compilación de cuentos de misterio, los leí de paso y a las apuradas.
Se trata de doce cuentos donde G. K. Chesterton nos presenta al más inusual de los investigadores que uno pueda imaginar, un sacerdote católico, regordete y pequeño, casi un duende, en el que nadie se detendría a mirar y de quien no se esperaría que resuelva nada. Pero bajo ese aspecto inocente y bonachón se encuentra una verdadera máquina de resolución de acertijos que ayudan en todos los casos a resolver truculentos sucesos, algún intento de robo, algún ladrón perseguido por la policía y que nunca se deja atrapar, o algún asesinato.
Fue divertido verlo - leerlo - en acción, no en balde es un clásico del género.


martes, 2 de enero de 2018

Los cuatro acuerdos. Don Miguel Ruíz

Este libro es una guía práctica para la libertad personal, basada en las enseñanzas toltecas. El conocimiento tolteca surge de la unidad esencial de la verdad de la que parten todas las tradiciones esotéricas sagradas del mundo. No es una religión sino una filosofía de vida...
Me cuesta leer esta clase de libros, lo mío son las novelas sobre asesinos en serie y otro tipo de historias, quizás también una novela romántica, una de terror o de ficción histórica, me cuesta concentrarme con este tipo de libros, pero "Los cuatro acuerdos" es en realidad un sencillo manual de tan sólo cuatro pasos básicos para alcanzar la felicidad, se lee fácil, lo complicado, me temo yo, será ponerlos en práctica.
Los cuatro acuerdos son:
- Ser impecable con las palabras
- No tomar nada en forma personal
- No hagas suposiciones
- Haz siempre lo máximo que puedas
No voy a entrar en los detalles de qué trata cada acuerdo, al contrario, te invito lector a interiorizarte por tu cuenta en cada uno de ellos...
Creo que este es uno de esos libros que todos deberían leer aunque sea una vez en la vida. Quizás le sirva, quizás no, yo veré si logro ponerlo en práctica.

El almirante flotante. The Detection Club

¡Feliz año 2018!
Arrancamos otro año de lectura, y arrancamos por fin con el nuevo reto de lectura de este año. Mi meta es de 50 libros... ¡A cruzar los dedos para cumplirlo, es decir, a leer!
Y ya terminé mi primer libro del año, que empecé, por supuesto, en las postrimerías del año anterior. Se trata de una novela de misterio totalmente inusual para mí, al menos en la forma que fue redactada. Catorce miembros del prestigioso Detection Club, entre ellos autores de la talla de Agatha Christie, Chesterton, D. L. Sayers y otros, recibieron la propuesta de escribir una obra colectiva partiendo del planteamiento inicial de un caso criminal. Cada colaborador se enfrentó al misterio sin saber qué solución tenían en mente los autores precedentes y entregaron en un sobre cerrado su particular solución al crimen. Por primera vez en la historia, los creadores de Hércules Poirot, la señorita Maple, el padre Brown, etc., aplicaban conjuntamente su pericia al mismo caso, dando nacimiento a "El almirante flotante", considerada como una de las novelas clásicas del género policiaco.
Debo decir que no esperaba encontrar un libro así. Hablando honestamente, no sabía que existió el Detection Club. Parecería imposible que catorce personas puedan hacer un solo libro, pero mientras vas pasando cada capítulo, el lector tiene la sensación de estar leyendo a una sola persona, el estilo y la fluidez del relato no se pierden en ningún momento y resulta realmente entretenido al final leer cómo cada autor interpreta el misterio. Un verdadero clásico del género. Espero leer más libros hechos de esta manera por estos genios.


martes, 19 de diciembre de 2017

¿Y si el próximo año intento leer 50 libros?

Si, me estoy adelantando. Todavía no termina el 2017 y yo ya estoy pensando en cuantos libros voy a intentar leer el año que viene. Este año mi meta fue de 40 libros y lo logré, fue posible, incluso leí uno más de lo previsto. Cierto que tuve que recurrir a algunos libros bastante cortos para poder avanzar en la meta.
Podes ver los libros que leí este año en Goodreads en este enlace
 https://www.goodreads.com/user_challenges/7340647
Y estaba pensando que me gustaría intentar - no sé si lo voy a lograr - leer 50 libros en el 2018. Dirán ustedes, ella vive entre libros y tiene tiempo. Si y no, si vivo entre libros, estoy metida en mi negocio de libros usados, una pequeña tienda formada por mi mamá, quien siempre me acompaña en mi corazón en mi día a día... y sí, cierto mi tiempo no es tan apremiado como sería en otros trabajos, pero de ahí a tener todo el tiempo del mundo, nada más lejos de la realidad. Simplemente no sé como hacen las personas que leen 100 libros al año.
Por tanto, será una prueba. A esperar que empiece el nuevo año y lanzarnos a la loca aventura. De hecho supongo que los dos libros que estoy leyendo ahora, "El almirante flotante" (una obra de misterio escrita por 12 o más de los afamados escritores del género) y Amigos de Dios, que reúne las homilías de San Josemaría Escrivá de Balaguer, recién voy a terminar el año que viene, con lo que ya me voy a adelantar en un 2% chiquitito en este plan. A ver que pasa, de momento, a seguir disfrutando de la lectura y si por ahí no publico nada antes de terminar el año, ¡FELICES FIESTAS Y GRACIAS POR SEGUIR MIS RESEÑAS!

lunes, 18 de diciembre de 2017

When we were orphans (Cuando fuimos huérfanos). Kazuo Ishiguro

Un libro más antes de terminar el año.
Durante la guerra sinto-japonesa, un hombre joven regresa a Shangai para resolver el misterio de la desaparición de sus padres acaecida unos veinte años antes. Del ganador del Booker-Prize, autor del best-seller "Lo que queda del día" o "The remains of the day", llega esta novela que si bien tiene un desarrollo lento, es imposible dejar de lado.
Christopher Banks tenía 9 años cuando sus padres desaparecieron, aparentemente secuestrados en Shangai donde forman una parte prominente e influyente de la sociedad de entonces. Al quedar sólo, lo llevan a Londres donde vive a cargo de una tía, cuya fortuna hereda y se convierte en un detective de renombre, así, y tomando como punto de partida sus recuerdos, regresa a China, ahora envuelta en la guerra sinto-japonesa con la intención de descubrir qué fue lo que pasó con sus padres, a los que presume secuestrados, y quizás también recuperarlos con vida, pese a que pasaron tantos años.
Leí este libro en inglés y me gustó el estilo del escritor, pausado, pero a la vez, hermoso. Me espera entre mis libros por leer, su obra cumbre, Lo que queda del día, también en su idioma original. Pero antes de eso, ya empecé a leer un extraño tesoro que encontré mientras buscaba libros para mi negocio de libros usados. Ya les contaré.